El Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey presenta inTENciones, del arquitecto Enrique Norten y su despacho Ten Arquitectos. Dicha exposición muestra al público el desarrollo de los proyectos arquitectónicos de este multipremiado arquitecto mexicano en el mundo.

DURACIÓN: Del 4 de julio a octubre, 2008.
SALAS: 6 a 11 / Planta alta.
NÚMERO DE OBRAS: 35 proyectos presentados a través de maquetas, fotografías, planos, renders, vectores, proyecciones de videos y entrevistas.
CURADURÍA: Alejandro Hernández en colaboración con MARCO.
MUSEOGRAFÍA: Alejandro Hernández.

TEN Arquitectos, despacho fundado por Norten en 1986, se caracteriza por privilegiar la modernidad, haciendo uso a la vez de la tradición, tanto en proyectos de pequeñas dimensiones, como el diseño de muebles, hasta conjuntos habitacionales, comerciales y planes urbanos.

En el camino han cosechado numerosos premios y reconocimientos que dan cuenta de su talento, mismo que estará al alcance de la mirada de los visitantes a esta exposición.

DURACIÓN: Del 4 de julio a octubre, 2008.
SALAS: 6 a 11 / Planta alta.
NÚMERO DE OBRAS: 35 proyectos presentados a través de maquetas, fotografías, planos, renders, vectores, proyecciones de videos y entrevistas.
CURADURÍA: Alejandro Hernández en colaboración con MARCO.
MUSEOGRAFÍA: Alejandro Hernández.


PRESENTACIÓN

Si se piensa en las características estrictamente necesarias que una construcción debe poseer para proporcionar abrigo, nada tienen que envidiarle las cavernas que sirvieron de hogar a nuestros antepasados a los modernos edificios cuyas siluetas estilizadas se recortan contra los cielos citadinos del presente.

Pero el hombre, al dominar las herramientas que le permitieron abandonar su vida nómada, tuvo el tiempo y la motivación para crear no sólo un techo, sino un entorno que le proporcionara ese ingrediente extra que transforma la vida en algo más que supervivencia: el goce estético.

Las tendencias en arquitectura aprovechan -y en muchas ocasiones provocan- la evolución de la tecnología, y es sin duda la visión y creatividad del arquitecto lo que logra transformar los materiales en espacios dignos de ser admirados.

Por ello inTENciones presenta alrededor de 30 proyectos del despacho creado por Enrique Norten, reconocido arquitecto mexicano, centrándose no sólo en el resultado final, sino en el proceso por el cual la idea va de la mente al papel, luego a la maqueta, se retroalimenta y modifica a sí misma hasta tomar forma física y adueñarse del paisaje.

El trabajo de TEN Arquitectos, reconocido internacionalmente, se distingue por hacer uso del lenguaje contemporáneo en edificios caracterizados por su rigor arquitectónico, refinamiento técnico y sentido de congruencia.

Su obra, en su mayoría hazañas técnicas producto de la artesanía y no de procesos industriales, suele ser tan ligera que parece aerodinámica, priorizando el aspecto arquitectónico sobre el escultural.

Según el Diccionario de Arquitectura publicado en 1825 por Quatremère de Quincy, el tipo es un objeto o concepto más o menos vago dentro del cual se pueden clasificar obras de muy diversas formas.

La presente exposición explora cómo la caja, tipo privilegiado por la arquitectura moderna, se ha transformado continuamente para adaptarse a las exigencias del caso: la caja desarticulada, flotada, ensamblada, excavada; la placa, la torre, la torre plegada, la extrusión, el bulbo, etc. Los distintos proyectos que aquí se presentan están agrupados por su cercanía dentro de estas estrategias tipológicas.

La documentación, que sirve tanto de registro como de prueba de las distintas variaciones a las que se somete a la caja para transformar el espacio de acuerdo al proyecto, forma parte de la muestra, en la que se otorga igual valor a todas las fases del proceso: croquis, dibujos y maquetas de estudio, imágenes de casos análogos, análisis del programa o la estructura se presentan del mismo modo que maquetas e imágenes de presentación.

De esta manera, el espectador puede acceder a las entrañas mismas no sólo de las construcciones, sino de la mente de su creador.


PROYECTAR Y COMUNICAR
Texto del arquitecto Miquel Adrià


La arquitectura se piensa. Primero el concepto, después el dibujo, la imagen. Si cabe, la construcción. La arquitectura de Enrique Norten condensa en un eslogan todo el discurso. Más efectiva que narrativa, es resultado de estrategias de proyecto donde nada se deja al azar: orden y transparencia. Proyectar y comunicar son dos aspectos complementarios de la arquitectura, dos caras de la misma realidad. Y la tarea del arquitecto es transformar esa realidad, dotando de contenido a la arquitectura para transmitir un significado preciso más allá de la mera afirmación formal.

Norten incorporó el discurso contemporáneo internacional al ámbito mexicano. Lo que hicieran Mario Pani o Augusto H. Álvarez con la inclusión de la modernidad en la arquitectura de consumo nacional. Desde sus primeras posiciones beligerantes con el tardobarraganismo que intoxicó la producción de tantos arquitectos en los años ochenta, Enrique Norten fue la punta de lanza de una generación que rompió con la endógena cultura arquitectónica de fines del pasado siglo.

Lejos de actitudes arbitrarias, que siguen la intuición de la mano descubriendo los potenciales de cada trazo, para Norten la arquitectura debe ser científica y estructurada. Estructurar significa utilizar una lógica clínica, donde cada parte, cada unión o ensamble es fundamental. Decía Richard Ingersoll que “si se puede identificar la arquitectura mexicana, en términos generales, por su monumentalidad espacial, capaz de relegar en un segundo plano los detalles simples y los materiales poco sofisticados, TEN Arquitectos se ha caracterizado por invertir esta situación, al priorizar los aspectos estructurales”. Pero la estructura en TEN Arquitectos no sólo es física sino fenomenológica. Es la expresión del concepto mismo: en la Escuela de Teatro de la ciudad de las Artes la estructura es la forma del cilindro que cubre el programa; en la fachada del edificio de departamentos del Parque España -donde las terrazas se cuelgan de las trabes superiores- es el testimonio de un diagrama de esfuerzos en el que se privilegia la ligereza.

Su sólida carrera se sustenta en más proyectos que obras -si bien con los años se invierte progresivamente la relación- de los que cabe destacar algunos como parte aguas: la Escuela de Teatro del Centro Nacional de las Artes, el Edificio Televisa en Chapultepec, el Hotel Habita, el Centro JVC, la biblioteca de Brooklyn, el Museo Guggenheim de Guadalajara, entre otros.

La Escuela de Teatro no sólo significó explorar las posibilidades espaciales de un cascarón cilíndrico para albergar el programa dinámico de la escuela, sino que se convirtió en el ícono de un conjunto diseñado por los arquitectos más destacados del sexenio salinista.

El edificio de servicios para Televisa -Primer premio Mies van der Rohe de Latinoamérica en 2000- se propuso como un objeto singular que se identificara con la imagen y el logotipo de la compañía televisiva, a la que también pertenecen los edificios circundantes. Un programa tan complejo como diverso se empacó dentro de un caparazón elíptico y metálico, a la vez que, con el premio, tuvo un impacto mediático sin parangón. En el Hotel Habita una nueva fachada translúcida recubrió la estructura existente para encerrar las habitaciones en blanco y negro. La terraza en la azotea recuperó el carácter lúdico del cielo y de la noche, mientras que la intervención inició una serie de clones que ha convertido al original en un estilo.

Con el Centro JVC Enrique Norten importó a México las estrellas de la arquitectura global y, a pesar de que el conjunto no prosperara, generó como consecuencia, unas expectativas de mayor alcance para los proyectos nacionales así como la inclusión de TEN Arquitectos en los listados de concursos selectivos y proyectos internacionales. La biblioteca en Brooklyn sería el primer gran triunfo de esta saga en la que una cuidada campaña mediática generó encargos en cadena, siendo el proyecto del Museo Guggenheim en Guadalajara el resultado más espectacular. Su propuesta, elegante y osada a la vez, con el esbelto prisma flotando sobre la arista de la barranca de Oblatos, ganó a las de Jean Nouvel y Hani Rashid, finalistas del concurso internacional. A partir de ahí su carrera cambió de escala.

Con oficinas en la Ciudad de México y en Nueva York y con proyectos en varios países, TEN Arquitectos es invitado a participar en todo concurso que se precie y con obras en construcción en la ciudad de México, Guadalajara, Acapulco y buena parte de república mexicana, así como con edificios de departamentos y hoteles en varias ciudades estadounidenses. Como estratega, Norten analiza y acumula información, para proyectar con eficacia tanto funcional como comunicativa, desde un lenguaje de planos y estratos, de transparencias y reflejos, pragmática y radical, industrializada y contemporánea, que asume la realidad y los signos de los tiempos globalizados, para invocar al Olimpo.


Compartir