• 1
  • 2
  • 3
  • 4

Sueños, miedos, ideologías, sentimientos y emociones emanados del imaginario de más de medio centenar de artistas, se reúnen en Historia de mujeres. Artistas en México del siglo XX.

En esta exposición, organizada por el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, se podrá apreciar el talento tanto de artistas nacionales, así como de aquellas que durante el pasado siglo desarrollaron sus actividades, dentro de diversas disciplinas, en suelo mexicano.

Firmas como las de Joy Laville, Leonora Carrington, Lola Álvarez Bravo, María Izquierdo, Remedios Varo, Tina Modotti, Graciela Iturbide, Helen Escobedo, Magali Lara, Miriam Medrez, Pola Weiss y el colectivo Mónica Mayer y Maris Bustamante, se acompañan, contrastan y coinciden en la forma de obras de pintura, escultura, fotografía, instalación y arte objeto que se ofrecen a quien quiera disfrutar de su mensaje.



La muestra reúne ejemplos representativos del modernismo de 1920 a 1950, las poéticas surrealista y abstraccionista, el feminismo de los 70, el “neomexicanismo” de los 80 y las propuestas alternativas y el cosmopolitismo globalizador de los años noventa como eslabón entre los siglos XX y XXI, a través de la experiencia de cada una de estas artistas quienes participan en el análisis y la crítica de los procesos sociales y culturales que les tocó vivir.

DURACIÓN: Del 15 de febrero a mayo ,2008.
SALAS: 6, 7, 8, 9, 10 y 11 / Planta alta.
NÚMERO DE OBRAS: Alrededor de 170 piezas.
TÉCNICAS: Pintura, escultura, fotografía, instalación, arte objeto.
CURADURÍA: Germaine Gómez Haro y Miguel Cervantes.
MUSEOGRAFÍA: Miguel Cervantes.


PRESENTACIÓN

Ser mujer nunca ha sido fácil y esto se aplica también al mundo del arte donde, desde el principio, el talento de las hijas de Eva se vio relegado bajo la mirada masculina.

Poco a poco los caminos y las mentes se han ido abriendo ante las voces que ya no se callan y México no ha sido excepción.

Historia de Mujeres. Artistas en México del siglo XX, revisa el quehacer de quienes han luchado por ganar un lugar en el mundo del arte, dejando con ello un legado y a la vez un ejemplo para aquellas jóvenes que en este momento se encuentran buscando su propio espacio de expresión.

Durante las primeras seis décadas del siglo pasado, la participación de las mujeres en exposiciones fue limitada, a pesar de que hubieron personalidades muy fuertes e importantes. Sin embargo, su obra quedaba a la sombra de sus colegas varones.

Hacia los setenta, el panorama comienza a cambiar con la ardua participación de las feministas que lucharon por abrir espacios a las mujeres artistas, pero aún así, en México el movimiento no consigue tantos derechos como en Estados Unidos y Europa. Ya en los años 80 y 90 la brecha se abre considerablemente y se podría decir que el siglo XX cierra con una presencia importantísima de mujeres artistas.

Por ello, el objetivo de esta muestra es presentar un panorama de la creación artística realizada por mujeres a lo largo de ese periodo en México. La selección incluye artistas mexicanas y extranjeras que radicaron en nuestro país, se integraron a la comunidad cultural y dejaron aportaciones significativas al arte mexicano.

Esta es la primera vez que se lleva a cabo una exhibición de esta naturaleza en nuestro país y representa un gran reto y un enorme esfuerzo por parte de los curadores y de MARCO.

No se trata de una muestra exhaustiva ni se pretende presentar un repertorio completo; esto sería tan innecesario como imposible. Lo que se busca es propiciar diálogos y analogías entre las diversas creadoras y su época, para que el espectador capte la gran diversidad de estilos y movimientos artísticos que se desarrollaron en México a lo largo del siglo XX, a través de la mirada de las mujeres.

El proceso de selección fue largo y difícil pues la cantidad de mujeres artistas es mucho mayor de lo que comúnmente se cree. Los curadores recurrieron a una vasta colección de catálogos y galerías de arte para lograr una exposición balanceada y que condujera al visitante a un verdadero diálogo con las distintas voces de estas mujeres, sin saturarlo.

Al recorrer la muestra se perciben temas e intereses recurrentes entre las muy diversas artistas: la identidad, el cuerpo, la búsqueda de las raíces culturales, la reflexión del universo femenino desde la intimidad y la cotidianeidad.

No se puede hablar de un arte o una estética “femenina”, pues la creación va mucho más allá del género, pero mirando la exposición en conjunto se palpa una armonía entre las piezas, por lo que el espectador disfrutará de un recorrido dinámico en el que la calidad estética de las obras elegidas es la principal aportación.


Compartir