• 1
  • 2
  • 0

Durante los últimos meses he tenido oportunidad de ofrecer recorridos de la exposición Mario Pani. Arquitectura en proceso en diálogo con especialistas en distintas disciplinas y con distintos puntos de vista sobre la obra de Pani. En este texto ofrezco un breve recuento de algunos comentarios y opiniones vertidas por cuatro de ellos. Mi trabajo como curador, más allá de ofrecer una visión completa o definitiva de la obra de Pani ha sido apuntar hacia distintas obras, documentos y narrativas de manera que surjan nuevos debates en torno al legado del movimiento moderno en México y los aprendizajes que guarda para el presente. De este modo, las salas del museo se pueden convertir en espacios no sólo para la apreciación del arte y la transmisión de información, sino también para el diálogo y la producción de nuevos conocimientos.


Dr. Carlos Jiménez, psiquiatra y educador. Durante el recorrido, presenté la Escuela Normal de Maestros como un proyecto clave en la trayectoria de Pani, ya que marca un salto de escala -es el primer gran complejo, después de diez años en los que el arquitecto realizó obras de menor escala- y se inserta por primera vez en un proceso de construcción nacional. La Normal, comenté, es una especie de casa matriz o catedral que dio un símbolo y un centro al programa federal de construcción de escuelas iniciado en 1944.

Carlos resaltó la importancia de la Normal como un esfuerzo por dignificar al magisterio a través de la arquitectura. Al convertir la principal escuela para su formación en el país en un monumento, Pani confirió a los maestros una posición de la que no gozaban hasta entonces. La Normal fue quizás el edificio público más importante de los años cuarenta en México, lo cual habla de la jerarquía que dio el gobierno mediante su construcción a la formación de maestros. Carlos comentó que el desarrollo de México hoy requiere lo mismo que requirió hace sesenta años: maestros bien preparados, con conciencia de la importancia de su misión.

Lys Velázquez, estudiante de Arquitectura del Tec. Lys fue una de las alumnas que construyeron la maqueta de la Ciudad Universitaria de la UNAM. Durante el recorrido que realizamos en conjunto para miembros de la Academia Nacional de Arquitectura, Capítulo Monterrey, Lys explicó cómo se construyó la maqueta: comenzaron por construir una base de madera, con las curvas de nivel del sitio de intervención, y posteriormente cortaron las piezas de los distintos edificios del complejo. Cada miembro del equipo asumió la responsabilidad de ensamblar uno de ellos.

Antes de cortar las piezas, los estudiantes establecieron ciertas reglas: los edificios estarían compuestos por láminas de madera, alternando una con las orillas quemadas y otra de color natural. Así, la maqueta mostraría cómo es la estructura de los edificios de Ciudad Universitaria: se trata de losas de concreto sostenidas por columnas y con fachadas libres.

Tras la explicación de Lys, comenté que el proceso de manufactura de la maqueta guarda similitudes con el proceso de diseño del complejo universitario. Como directores del plano de conjunto, Mario Pani y Enrique del Moral establecieron ciertos parámetros de diseño: definieron la ubicación y volumetría de los distintos edificios, y establecieron criterios de materiales y detalles. Con el plano de conjunto como punto de partida, cada edificio fue diseñado y desarrollado por un grupo distinto de arquitectos.

Arq. Penélope Montes, profesora de Arquitectura de laUANL. Penélope habló de las fotografías de Onnis Luque, Dante Busquets y Mark Powell de la Unidad Santa Fe, Ciudad Satélite y el Centro Urbano Tlatelolco, respectivamente. Aseguró que ofrecen una visión fresca de la arquitectura, ya que representan obras del movimiento moderno en su estado actual y prestan atención a su contexto social como elemento fundamental para su análisis. Como parte de su trabajo doctoral, Penélope está desarrollando un método para el análisis de edificios, el cual sugiere considerar no sólo su estado original, sino también sus transformaciones en el tiempo. Fotografías como las de Luque, Busquets y Powell ofrecen pistas para entender la complejidad de estas transformaciones -se trata de procesos mediante los cuales las personas convierten los espacios en los que conducen sus vidas diarias en sitios cargados de significados personales.

Tras recorrer las salas, salimos a la Plaza Zaragoza para ver el Condominio Acero, uno de los edificios que analiza Penélope como parte de sus estudios. Penélope explicó que si bien se trata de un edificio icónico, con un papel clave en la historia de la arquitectura y el desarrollo inmobiliario de la ciudad, puede interpretarse poniendo de lado su fama; conviene desfamiliarizarse del edificio para entenderlo de nuevo como estructura, conjunto de soluciones arquitectónicas y como sitio de relaciones sociales y procesos culturales.

Arq. Edna Garza Tijerina, profesora de Arquitectura del Tec de Monterrey.  En su papel de profesora, Edna coordinó la realización de algunas de las maquetas que se presentan en la exposición. Durante el recorrido nos detuvimos frente a las maquetas de la Unidad Santa Fe, y las de los edificios de los centros urbanos Presidente Alemán, Presidente Juárez y Tlatelolco. En todos estos complejos, explicó Edna, hay una mezcla de usos, de manera que sus habitantes tengan fácil acceso a comercios y servicios básicos como escuelas, clínicas médicas, guarderías y centros para ancianos. Además, buena parte del terreno de las unidades de vivienda de Pani está ocupado por jardines. Las áreas recreativas y deportivas son generosas y se encuentran en sitios céntricos de los complejos, no en áreas residuales.

Edna contrastó estas cualidades de las unidades habitacionales de Pani con las colonias de vivienda social realizadas en años recientes por desarrolladores privados con financiamiento de INFONAVIT. Explicó que durante las visitas de estudio que ha realizado a las unidades habitacionales, sus habitantes se expresan de manera favorable de su entorno: están orgullosos de vivir ahí. Por ejemplo, en 2013, al llegar con sus alumnos al Centro Urbano Presidente Alemán, los vecinos estaban festejando el sesenta aniversario del complejo con una verbena popular.

Edna habló también del papel de Pani como editor. Durante su maestría en España, la biblioteca de su universidad guardaba la revista Arquitectura, publicada por Pani a lo largo de cuarenta años, como un tesoro. Al consultarla, descubrió que se trataba de un recurso único para el estudio de la historia de la arquitectura en México y América Latina.

Las observaciones anteriores son fragmentos de las conversaciones que hemos tenido en las salas de la exposición en los últimos meses. En éstos y otros recorridos los guías y participantes han ofrecido muchas otras opiniones y reflexiones. Las que aquí documento no buscan ser un registro completo; se trata más bien de algunos puntos de partida para otros diálogos en torno a las obras de Pani que se presentan en MARCO.



Pablo Landa Ruiloba (Monterrey, 1983) es candidato a Doctor en Antopología por la universidad de Princeton. Desde 2008, comenzó a estudiar la vida y obra de Mario Pani. A partir de 2011 colaboró con Márgara Pani, hija del arquitecto, para seleccionar y clasificar las colecciones de fotografías y documentos del Archivo Personal de Mario Pani, que hoy se encuentra en la Fototeca del Tec de Monterrey.

Imágenes.
-Salas de exposición de Mario Pani. Arquitectura en proceso
-Perspectiva de Tlatelolco (F. Rivas) / Técnica mixta sobre cartulina ilustración