Por primera vez el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey recibirá en sus salas obras de grandes maestros de los siglos XIV al XIX en un diálogo directo con piezas de reconocidos artistas de la actualidad, en la exposición Entrada al Presente. Obras maestras del Museo de Arte de Ponce, que forma parte del Fórum Universal de las Culturas Monterrey 2007.

Esta exposición es posible gracias a la colaboración del Museo de Arte de Ponce de Puerto Rico que, con el acuerdo de colaboración hecho con MARCO para esta muestra, no sólo reitera su interés en continuar abriéndose puertas en el ámbito internacional, sino que a la vez permite a Monterrey tener un acercamiento con su importante colección.

Dicho acervo está conformado por más de 3 mil piezas, entre las que se encuentran destacadas obras de arte barroco italiano, arte académico francés y arte británico del siglo XIX, recopiladas por el filántropo puertorriqueño don Luis A. Ferré.

Para esta muestra, MARCO pone de manifiesto la vigencia de la colección del museo boricua al exhibir más de medio centenar de obras clásicas junto a una decena de creaciones de reciente factura, divididas en diez secciones que permiten descubrir temáticas que a pesar del paso de los siglos siguen atrapando la mirada del hombre.

La contemplación como pasión, el espíritu del caballero, el encanto como forma de vida, la naturaleza inventada y el espejismo de lo femenino, son algunas de las vertientes por las que se puede transitar la exposición, en un intento por mostrar cómo el tiempo pasa, pero el arte es aún el reflejo de nuestras preocupaciones e intereses como humanidad.

DURACIÓN: Del 12 de octubre, 2007 a febrero, 2008.
SALAS: 6, 7, 8, 9, 10 y 11 / Planta alta.
NÚMERO DE OBRAS: Más de 60 piezas.
TÉCNICAS: Óleo sobre diversos soportes, video, fotografía, y stills de video.
CURADURÍA Y MUSEOGRAFÍA: Cheryl Hartup y Jorge Contreras, curador de MARCO.


PRESENTACIÓN

En el principio no había nada. No había vida ni pensamiento. Suceso tras suceso, cambio tras cambio, mutación tras mutación, surgió el hombre y surgió el arte, así como la necesidad de darle un nombre a ese transcurrir de los momentos.

Tiempo.

Noción cuya definición es difícil de consensuar, pero que todos hemos sentido en cada respirar.

Hemos visto cómo las personas nacen, se desarrollan y mueren. Las modas cambian, las costumbres también, pero a pesar de los millones de minutos transcurridos es en el arte donde podemos encontrar la esencia de lo humano, inmutable a través de las eras.

La fascinación por los paisajes, el enigma que encierra una mirada femenina, los placeres terrenales, el concepto de masculinidad, la espiritualidad, son temas que quedaron plasmados en las obras de grandes maestros como Goya y Zurbarán, atrapados por el lienzo y el pincel, instrumentos favoritos de los siglos anteriores.

Al paso de los años, la tecnología ha llegado a ganar terrenos importantes en la vida del hombre y el arte no ha sido la excepción.

Con nuevas armas, cámaras fotográficas y de video, los artistas de la actualidad han encontrado la manera de manifestar sus intereses, coincidentemente similares, si no idénticos, a los de los pintores de antaño.

Con Entrada al Presente. Obras maestras del Museo de Arte de Ponce, MARCO se propone mostrar al espectador cómo el arte producido en épocas tan disímiles y en formatos totalmente distintos puede decir algo y ser atractivo tanto para quienes gustan de las nuevas técnicas, como para los que admiran a los clásicos.

El ejercicio se sustenta en el hecho de que la noción del tiempo es una construcción social, un fenómeno histórico que afecta a todo lo que ocurre en un determinado momento, pero en esencia los seres humanos seguimos siendo los mismos.

Así, la contemplación de un Cristo crucificado pintado al óleo en la España del siglo XVII ciertamente tendrá un carácter y significado simbólico distinto al de una fotografía tomada a principios de este siglo, en donde se observa a un actor emulando a un Cristo frágil yaciendo en los brazos de una mujer, pero será el observador, basado en sus propias experiencias, quien descubra sus propios significados, conexiones y contradicciones en las obras.

Es la noción de finitud del individuo la que crea la necesidad de regirse por una medida que estandarice los momentos. Es el hombre quien crea el tiempo y lo cambia según su necesidad, pero es el verdadero arte el que gana la batalla y se impone y nos sigue hablando desde el pasado sobre lo que somos y lo que sentimos.


ENTRADA AL PRESENTE
Texto del curador Jorge Contreras

La exposición que el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey presentará a partir del 12 de octubre, como parte del Fórum Internacional de las Culturas, aborda la construcción de la experiencia del tiempo, mediante la obra de grandes maestros de los siglos XIV a XIX, en diálogo con obras de artistas contemporáneos de importancia internacional.

La reflexión sobre el tiempo ha sido una constante desde la filosofía antigua hasta la más reciente teoría cognitiva, y ha tenido etapas clave como el Libro 11 de Las Confesiones de San Agustín, la teoría fenomenológica y los textos de Heidegger, y la teoría sobre el relato de Paul Ricoeur.

La exposición en MARCO incluye obra de grandes maestros en la historia del arte universal como: Francisco de Zurbarán, William Etty, William Adolphe Bouguereau, Sir Joshua Reynolds, Francisco José de Goya y Lucientes, Gustave Moreau, Gustave Doré, entre otros, junto a obra de artistas de nuestros días.

Aunque la exhibición estará dividida en varias secciones y temas: el espejismo de lo femenino, la naturaleza inventada, el encanto como forma de vida, la contemplación como pasión, etc. el tema central que MARCO desea presentar es la posibilidad de hacer contemporáneo el arte de otros siglos, observar que la noción de tiempo es una construcción consensual contingente; que es posible el diálogo entre distintas épocas, que el arte fractura la experiencia temporal y nos ofrece una reflexión sobre las condiciones de la experiencia humana del tiempo.

De esta manera MARCO intenta contribuir a la reflexión general del Fórum Universal de las Culturas sobre las posibilidades del arte para tender puentes de comprensión entre distintas formas de vida, y presenta la reflexión del arte de diferentes épocas para comprender lo que motiva los fundamentos de la experiencia humana.


Compartir