Arte, diseño y tecnología se conjugan en la exposición BMW Art Car Collection que llega al Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey.

La evolución de la relación entre estos tres factores se refleja en las cuatro piezas presentadas, las cuales fueron intervenidas por los más reconocidos representantes del Pop Art: Frank Stella, Roy Lichtenstein, Andy Warhol y Robert Rauschenberg.

Piezas individuales de esta reconocida colección se han exhibido no sólo en el museo de BMW en Munich, Alemania, sino además en numerosos museos y galerías de todo el mundo como Louvre en París, Francia y el Palazzo Grassi en Venecia, Italia.

Las más recientes sedes que han recibido estos automóviles son el Los Angeles County Museum of Art (LACMA) y la Grand Central Terminal de Nueva York, en los Estados Unidos.

Con esta exposición, BMW celebra sus primeros 15 años en el país presentándose, además de en MARCO, en el Museo de Arte de Zapopan en Guadalajara, y el Polyforum Siqueiros en la Ciudad de México.


DURACIÓN: Del 5 de junio al 02 de agosto, 2009.
SALA: 5 / Planta baja.
NÚMERO DE OBRAS: Más de 60 piezas.
TÉCNICAS: Intervenciones con diversos materiales sobre los automóviles
CURADURÍA Y MUSEOGRAFÍA: Jorge Contreras, curador de MARCO.

PRESENTACIÓN

BMW Art Car Collection es una selección de los modelos más representativos producidos por esta marca de automóviles y que han sido intervenidos por algunos de los artistas más importantes del mundo.

El proyecto fue concebido originalmente por el conductor de autos de carrera Hervé Poulain, quien tuvo la idea de invitar a un artista para usar un auto como lienzo.

En 1975, Poulain comisionó al artista estadounidense Alexander Calder para que pintara su auto de carreras BMW. Desde entonces, los artistas de arte contemporáneo más prominentes de todo el mundo se han unido al exclusivo elenco de esta colección, diseñando dieciséis BMW Art Cars, siendo el más reciente el de Olafur Eliasson en 2007.

En MARCO se presenta una selección de cuatro de los vehículos más importantes del acervo en los que trabajaron los mayores exponentes del Pop Art:

Roy Lichtenstein, BMW 320i, 1977
La intervención de Roy Lichtenstein refleja la experiencia de un automóvil que viaja por caminos abiertos: el paisaje, el cielo y la luz del sol. El diseño remite a la imagen de un paisaje en movimiento en un gesto por unir el automóvil con la velocidad y el entorno para evocar el sentido de libertad implicado en su recorrido.

Robert Rauschenberg, BMW 635 CSi, 1986
A diferencia de los BMW Art Cars de la década de 1970, el modelo intervenido por Robert Rauschenberg no es un auto de carreras, sino un vehículo de producción normal. El artista exploró las posibilidades del automóvil como medio de difusión: crear un museo móvil y señalar los problemas ambientales asociados con el uso de estos vehículos. Su participación consistió en reproducir por vez primera elementos de pinturas reconocidas, diseños de porcelana antigua e imágenes de vegetación y transferirlas al automóvil mediante técnicas fotográficas.

Frank Stella, BMW 3.0 CSL, 1976
La participación de Frank Stella se enfoca en los aspectos técnicos del diseño automotriz y en las posibilidades de este proceso. A partir del trazo de una retícula de gran precisión sobre la superficie del automóvil -en alusión al papel para dibujo técnico- se disponen líneas y figuras que sugieren tensión y movimiento. Éstas a su vez, insinúan cortes que permitirían modificar la forma del vehículo o quizá reconfigurarlo por completo.

Andy Warhol, BMW M1, 1979
Para Andy Warhol el automóvil como objeto funcional era mejor que una obra de arte. Fue el primer artista invitado por BMW que pintó directa y espontáneamente sobre el automóvil sin ensayos y sin esquemas de planeación. Su intervención consistió en aplicar brochazos de pintura con el fin de representar la velocidad pictóricamente, como si el vehículo se moviera a gran velocidad y las líneas y colores estuvieran fuera de foco.

La exposición BMW Art Car Collection es considerada como una de las más excepcionales “obras de arte rodantes”. Su gira a lo largo de diferentes continentes ha permitido a sus visitantes rebasar la perspectiva de un automóvil en base a su utilidad, transformándolo en un símbolo de arte con poder único, revelando con esto, un nuevo alcance cultural.


SOBRE BMW GROUP

BMW Group tiene un histórico compromiso con el arte contemporáneo desde que en 1972, Gerhard Richter, comisionó tres murales para el vestíbulo de las oficinas centrales de la compañía en Munich. El ícono arquitectónico post guerra de Karl Schwanzer, el edificio de “cuatro cilindros”, marcó el inicio del énfasis de la compañía sobre un estilo de construcción innovador y dinámico que se extendió hasta el 2005 con el edificio central de la nueva planta BMW Leipzig, diseñada por Zaha Hadid Architects.

Asimismo, esta empresa bávara ha participado en el patrocinio de formatos culturales por más de 30 años y ha otorgado cientos de donativos a nivel internacional. En cada esfuerzo, lo más importante es que BMW otorga total libertad al potencial creativo, convirtiéndose en una empresa de garantía en la realización de logros sin precedentes, tanto en el arte como en la creación de innovaciones cruciales en el ramo automotriz.


Compartir