El Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey presenta Mesocosmos, exposición que reúne la obra de cinco artistas quienes a través de distintas propuestas y lenguajes reinterpretan el Universo e invitan a reflexionar sobre su naturaleza y la ambigüedad de sus dimensiones.

La intuición, explica Gonzalo Ortega, curador de la muestra, es un aspecto fundamental para el conocimiento y el desarrollo de la cultura y la civilización. Sin ella no serían posibles la tecnología, la ciencia y el arte. Demarca claramente el ámbito que da forma a todo lo que conocemos y ese entorno antropológico de conocimiento del mundo es llamado mesocosmos, el cual toma forma a través de los sentidos, inteligencia, escala, fisiología, etcétera, del ser humano. Sin el mesocosmos sería imposible definir el micro y el macrocosmos, dos escenarios únicamente concebibles a partir de la distinción entre lo que somos y lo que no; lo que co-rresponde a nuestra escala y a nuestra condición.

Gracias a las instalaciones, esculturas, fotografías y videos de Anibal Catalan, Alex Dorfsman, Thomas Glassford, Francisco Larios y Mauricio Limón es posible establecer un parámetro intermedio entre el macrocosmos y el microcosmos. Igualmente es posible es encontrar similitudes entre los elementos del espacio exterior, como las galaxias y las estrellas, y las partículas microscópicas que conforman la materia.

Alex Dorfsman ahonda en las grandes semejanzas entre ambos cosmos al presentar imágenes articuladas en pares o en polípticos que no solo son alegorías que representan el Universo, sino que muestra objetos y lugares que permiten al espectador verlas como si fuera la primera vez.

Thomas Glassford explora las leyes físicas del universo en la pieza de casi cuatro metros de diámetro Aster, 2001. Realizada con tubos lumínicos, desprende una luz titilante que remite a la idea de una estrella. Por su parte, Anibal Catalan evoca en su obra las diferentes fuerzas gravitacionales a través de diversos planos geométricos y trazos de luz creados en sus instalaciones, ejemplo de ello es la obra in situ Vorticity, 2013.

La obra del regiomontano Francisco Larios ilustra la relatividad de la escala en su serie de dibujos digitales Constelaciones, 2008, en ella queda a la imaginación del espectador si las cuarenta imágenes representan seres multicelulares o constelaciones. Además, está incluida la serie de objetos renderizados por computadora Void Patterns, 2008, basada en esquemas y grabados antiguos en los que algunos científicos intentaron interpretar matemáticamente el Universo.

Finalmente, Mauricio Limón aborda la concepción de nuestro entorno con dos videoinstalaciones, la primera, Híkuri (Regiones electroencefalográficas) , 2013, sugiere una especie de horizonte en la que, de primer momento, no se puede saber con certeza si la línea blanca en un fondo negro es una vista nocturna o la re-presentación gráfica de algún estudio médico. Crepusculitos, 2004, presenta 20 videos de la puesta del sol grabados de forma simultánea desde diferentes puntos emblemáticos de la Ciudad de México.

La exposición Mesocosmos permanecerá abierta al público del viernes 14 de junio al domingo 13 de octubre, 2013.


© MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO DE MONTERREY, 2018 | Zuazua y Jardón S/N, Centro. Monterrey, N.L. México, 64000 | T. +52 (81) 8262.4500

Síguenos en