Desde que abrió sus puertas en junio de 1991, MARCO inició su labor en la difusión y promoción del arte contemporáneo internacional, con un especial énfasis en el arte latinoamericano. Durante estos casi 13 años de vida, el Museo ha sido sede de exposiciones de los exponentes más reconocidos de América Latina.

Continuando con esta vocación, MARCO se enorgullece en traer una exposición individual de uno de los artistas contemporáneos más importantes de Hispanoamérica: el nicaragüense Armando Morales. Un pintor que ha viajado por el mundo, pero que en lo más profundo de su obra sigue representando la exhuberancia y sensualidad de su país, así como la riqueza de su cultura e historia.

Armando Morales (Granada, Nicaragua, 1927) es un artista que desde muy joven descubre su vocación, estudia en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Nicaragua; y logra complementar su formación en el extranjero. Su trayectoria incluye además exhibiciones en las más importantes sedes

culturales de América y Europa; múltiples reconocimientos y premios por su obra, y la inclusión de piezas suyas en las colecciones de los museos más prestigiados del mundo.

La obra de Armando Morales ha ido de la vena realista a la abstracta, y de vuelta al realismo pero cargado de misticismo y magia; sus influencias abarcan desde Cezanne y los Muralistas mexicanos, hasta Antonio Tápies y Giorgio De Chirico. También ha sido maestro y diplomático; durante la década de los 80 representó a Nicaragua ante la Unesco en la ciudad de París.

Monterrey recibe ahora una selección de cerca de 30 óleos de mediano y gran formato, la mayoría de ellas de muy reciente factura, que nos permitirán adentrarnos en el exuberante mundo de Armando Morales.

Son piezas que al igual que la mejor literatura latinoamericana, están plagada de escenarios y personajes fantásticos, enigmáticos, heroicos. Cada obra parece congelar un instante dramático o poético, y transforma la realidad en un instante sublime.

DURACIÓN: De abril a julio, 2004.
NÚMERO DE OBRAS:C erca de 30 piezas.
TÉCNICAS: Óleo sobre tela.
CURADURÍA: Christian Viveros-Fauné.


,


Compartir