• 1
  • 2
  • 3
  • 4

Consciente de la paradoja implicada en su título, la exposición Sólo los personajes cambian reúne un puñado de artistas cuyos lenguajes, estrategias y propuestas se han definido paralelamente a los debates y contradicciones que han transformado el mundo contemporáneo. Al inquirir acerca de la persistencia de determinadas estructuras sociales, e insinuar la fragilidad de nuestras identidades culturales a través de pequeños manifiestos, narrativas trastocadas, personajes desvalidos y relatos olvidados, la muestra confronta la sobrecodificación del horizonte cultural, reuniendo un conjunto de obras que exploran lo menor o lo ordinario a través de acciones y gestos que desacralizan o, en su defecto, revalorizan, algunos de los emblemas cotidianos y símbolos históricos que prevalecen en nuestro horizonte cultural.

Las piezas en la exposición señalan, recogen o generan distintos hechos y relatos en un espacio social diferido, y dirigen nuestra atención hacia los márgenes desde los cuales operan las producciones artísticas contemporáneas.

Antes que postular una máxima curatorial en torno al estado de las artes, Sólo los personajes cambian busca restablecer una valoración de la experiencia estética en la que minucias y pormenores lleguen a representar una forma de compromiso con el entorno social. Al proponer perspectivas que eviten establecer jerarquías históricas o conceptuales, esta muestra esboza un panorama que asimila las manifestaciones de contexto, más allá de los lugares y momentos de sociabilidad espectacular que definen nuestra cultura contemporánea.

DURACIÓN: De agosto, 2004 a febrero, 2005.


Compartir