MARCO abre sus puertas con la primera exposición de pintura continental que reúne 62 pintores de 17 países, con aproximadamente 300 obras en Mito y Magia en América: Los ochenta.

Miguel Cervantes y Charles Merewether, curadores de la obra, lograron hermanar América en sus manifestaciones artísticas desde Canadá hasta Argentina pasando por Estados Unidos, México, El Caribe y Centroamérica.

"Es la primera ocasión en que se hace una reflexión sobre arte de América, desde un país latinoamericano", dice Cervantes. "Realmente con esto MARCO inaugura una forma de expresar y de ver la pintura del continente.

"Creo que también tendrá una enorme repercusión en Europa como observadora de nuestro arte", señala el curador.Cervantes y Merewether seleccionaron la obra considerando las constantes de ejecución de la década de los ochenta, entre las que puede mencionarse el regreso a lo que se llama "pintura-pintura".

Cervantes y Merewether seleccionaron la obra considerando las constantes de ejecución de la década de los ochenta, entre las que puede mencionarse el regreso a lo que se llama "pintura-pintura".

La "pintura-pintura" es un volver a los materiales y técnicas más tradicionales, como la pintura de caballete, óleos y acrílicos sobre tela (lino), sobre madera.

La importancia de este retorno radica en que sucedió a pesar de que los pronósticos de los setenta decían que la pintura tradicional sería sustituida por una pintura hecha con recursos tecnológicos como fotocopias, computadoras.

Mito y Magia en América mostró un regreso a la figura, pero no a la plasmada a la perfección como en la pintura clásica, sino a la representación de la figura dentro de imágenes derivadas de los encantamientos, de los sueños.

Para escoger y determinar un promedio de cinco obras por artista, los curadores consideraron que los trabajos encajaran en la temática de la exposición y que reflejaran la evolución de sus creadores durante los ochenta.

Se buscó que las obras reflejaran la pintura de los ochenta en cuanto a la ejecución, así como en la evolución de un pintor en una década.


Compartir