El catálogo, que desdobla la obra del artista siguiendo la forma de acordeón, deja ver lo que hay detrás de las pinceladas. Más que mostrar directamente las realidades, echa un vistazo a un complejo mundo lleno de dolor y mitos, de verdades que son difícil de captar por completo y que incluso exigen el involucramiento de quien ve cada obra para poder captar los significados. Saturno se comió a sus hijos, pero las justificaciones o lo que existe detrás del acto deberá ser encontrado por el admirador de la obra de Cortázar. Texto: Ángeles Espinosa Yglesias, presidenta de la Fundación Amparo

Compartir
SITIO MÓVIL  |   MAPA DEL SITIO  |   SALA DE PRENSA  |   CONTACTO  |   OPINIÓN  |   REDES SOCIALES  |   AVISO DE PRIVACIDAD |  DONATARIA