Reúne la colección de máscaras mexicanas que el pintor Rafael Coronel ha ido recopilando desde hace cerca de medio siglo. Con máscaras, los indígenas encamaron las figuras que el nuevo dogma introdujo, lograron continuidad y mudanza para los seres de su propio panteón. Con estas, los mexicanos aprendimos a disimular al tiempo que a vivir con otro rostro como verdadero: la máscara se hizo real. Texto: Jaime Moreno Villarreal

Compartir
SITIO MÓVIL  |   MAPA DEL SITIO  |   SALA DE PRENSA  |   CONTACTO  |   OPINIÓN  |   REDES SOCIALES  |   AVISO DE PRIVACIDAD |  DONATARIA