Ana Mendieta (La Habana 1948 - Nueva York 1985) estaba fascinada con las culturas primitivas. El sentido de lo mágico, el conocimiento y el poder que se encuentra en el arte salvaje influyó en su actitud personal hacia la creación artística. "El arte debe haber comenzado con la misma naturaleza, en una relación dialéctica entre los humanos y el mundo natural del que no se nos puede separar". Mendieta trabajó en la naturaleza, explorando la relación entre sí misma, la tierra y el arte, utilizando la tierra como lienzo y su alma como instrumento. Su arte llegó a las galerías y museos por medio de fotos, porque la obra, necesariamente, siempre se queda in situ. Textos: Donald Kuspit / Charles Merewether / Mary Sabbatino / Ana Mendieta / Raquelín Mendieta / Prólogo de Xavier López de Arriaga, María Teresa Márquez

Compartir
SITIO MÓVIL  |   MAPA DEL SITIO  |   SALA DE PRENSA  |   CONTACTO  |   OPINIÓN  |   REDES SOCIALES  |   AVISO DE PRIVACIDAD |  DONATARIA