Alfredo Ramos Martínez manifiesta una asombrosa expresión pictórica de características mexicanas, ya que tenía una manía estética inmersa en los valores poéticos de las viejas iglesias coloniales y de los "rincones pueblerinos" en las márgenes de la capital. Su arte está regido por una elegancia, delicadeza y cierta frivolidad, logrando captar el primitivismo de la vida popular. Plasma visualmente con maestría las actividades cotidianas de mujeres, niños y viejos, cargados de una humanidad severa y doliente. Textos: Xavier Moyssén L. / Fausto Ramírez / Israel Cavazos Garza

Compartir
SITIO MÓVIL  |   MAPA DEL SITIO  |   SALA DE PRENSA  |   CONTACTO  |   OPINIÓN  |   REDES SOCIALES  |   AVISO DE PRIVACIDAD |  DONATARIA