• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Las pinturas de Susan Rothenberg poseen tal sutileza, fuerza y refinamiento, que pueden ser apreciadas por personas de todos los gustos y edades. Su lenguaje y propuesta son universales. Con una extraordinaria sensibilidad fusiona la figura y la abstracción; y así, desde una sugerida silueta ósea o equina, que adquiere su muy particular dinamismo a través de una reducida paleta, hasta los poderosos geometrismos rojos, azules o amarillos, Rothenberg siempre tiene algo maravilloso que comunicar.

DURACIÓN: Del 4 de octubre, 1996 a enero, 1997.
SALAS: 1 a la 4 / Planta baja.
NÚMERO DE OBRAS: 48 pinturas.
CURADURÍA Y MUSEOGRAFÍA: Michael Auping.

Ver más


Compartir