• 1
  • 2
  • 3
  • 4

Esta exposición fue organizada para presentarse en México; e incluye una amplísima selección de poemas visuales, varios poemas-objeto e instalaciones.

Su larga carrera artística condesa lo mejor de las vanguardias españolas. Brossa aporta su original forma de concebir la poesía, que no incluye sólo la escrita, sino también poesía visual la poesía escénica, los objetos poema, los guiones cinematográficos, las acciones-espectáculo y otras que nos sitúan ante un personaje que rompe con los moldes tradicionales del género.

DURACIÓN: De octubre, 1998 a febrero, 1999.
CURADURÍA: Victoria Combalía, curadora, y Mirentxu Corcoy, co-curadora.
MUSEOGRAFÍA: Paula Jiménez de Parga.



PRESENTACIÓN
Por Xavier López de Arriaga, Director General de MARCO.

Su trabajo en una mezcla de contención e ironía que, frecuentemente, yuxtapone palabras y objetos para evocar sorpresa e inducir al espectador a reflexionar sobre la simplicidad de la vida cotidiana y, simultáneamente, sobre su complejidad.

Es un gran honor para el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, presentar el trabajo de Joan Brossa, un artista cuya intensidad de vida lo lleva a desarrollar una prestigiosa carrera en diversos campos del arte a lo largo de más de seis décadas.

Nacido en Barcelona el 19 de enero de 1919, Brossa es considerado como uno de los más importantes poetas catalanes, produciendo en 1941 sus primeras obras artísticas llamadas poemas visuales. Desde muy temprana edad se interesó por el dadaísmo y el surrealismo y, con su continua fascinación por la palabra escrita, empezó a explotar los aspectos conceptuales y analíticos del arte, situándose a nivel de Marcel Duchamp, Man Ray, Meret Oppenheim, Marcel Broodthaers y Marcel Mariën, mientras que sus obras en el estilo performance son obvias precursoras de los happenings de los años 5O y 6O. Su trabajo es una mezcla de contención e ironía que, frecuentemente yuxtapone palabras y objetos para evocar sorpresa e inducir al espectador a reflexionar sobre la simplicidad de la vida cotidiana y, simultáneamente, sobre su complejidad.

MARCO agradece la labor de la curadora Victoria Combalía, quien cuidadosamente ha seleccionado las obras en esta exhibición para ofrecer al público una visión clara del trabajo de Joan Brossa.

Deseamos también ofrecer nuestro reconocimiento a Miguel Marcos por su invaluable colaboración en este proyecto.

Compartir