MARCO presenta la primera exposición en México del escultor Saint Clair Cemin. "En la búsqueda constante que MARCO realiza para presentar lo más representativo del arte contemporáneo, se incluye un especial esfuerzo dirigido al arte mexicano y latinoamericano", afirma el Lic. Fernando Treviño.

Brasil es la tierra de origen de Saint Clair Cemin, tierra llena de exuberancia y candentes ritmos, reflejados en 73 obras incluidas en la exposición, instaladas en las salas 1, 2 y 3. "Saint Clair fusiona y combina colores, materiales y formas para presentamos piezas llenas de gracia, ironía y espectaculares juegos visuales.

"MARCO presenta esta muestra", agrega Treviño, "con la firme convicción de que exhibe en sus espacios la obra de uno de los más notables escultores jóvenes de reconocimiento internacional".

DURACIÓN: Del 28 de enero a abril, 1994.
SALAS: 1 a la 3 / Planta baja.
NÚMERO DE OBRAS: 73.
CURADURÍA: Charles Merewether.
MUSEOGRAFÍA: Walter Hopps.


Saint Clair Cemin: Un mundo en flujo

La escultura de Saint Clair Cemin es la proyección de ser en el mundo. Sus obras aparecen como agentes del cuerpo, mediadoras del lenguaje, deslizándose hacia nuestro alrededor, buscando hacerse de un lugar en el mundo, afirma Charles Merewether.

"Cada uno de los objetos cotidianos, y de las criaturas del mundo: Sillas, mesas, vasijas, teteras, animales, humanos, parece que acaban de llegar, como si nacieran por primera vez", agrega, "mas siempre soñando con otros mundos, yendo más allá del momento de reconocimiento. Aparecen distraídos en el papel inapropiado, deseando, cediendo, serenos, inquietantes".

Merewether dice que al principio, Saint Clair trabajaba cerca del cuerpo, creando piezas de escala pequeña e íntima, tanto, que cada una de las piezas de esta época podían sostenerse en la palma de la mano: son figuras "para tocarse", para tomarse, para palparse, tal y como si se tratara de esculturas para ciegos.

"Se abren hacia el mundo, es una forma de incorporación, un voltear el interés hacia el exterior", indica Merewether en su ensayo "A la luz del día: A manera de introducción a la escultura de Saint Clair Cemin", incluído en el catálogo de la muestra.

A principios de los noventa, el escultor brasileño empezó a producir una serie de burlas a protomonumentos... las obras aparecen como gestos de belleza o de insensatez.

"Mis objetos, producen turbación": Saint Clair Cemin

Sus esculturas se unen al Modernismo en la insistencia en la verdad de los materiales y las relaciones físicas dentro de la obra, y en la creencia de una continuidad entre el cuerpo y la mente de la gente y su medio ambiente.

"El humor no es una de mis metas", expresa Saint Clair en una conversación con Tricia Collins y Richard Milazzo, "el humores un efecto lateral de algunas yuxtaposiciones que aparecen en mi obra".

"Algunas veces exagero intencionalmente el aspecto humorístico en algunas piezas para neutralizarlo. Es una táctica que yo llamo 'neutralización por sobre referencia'.

"Yo no creo que la turbación represente la otra cara del humor", indica. "Más bien, creo que es uno de los preludios posibles del humor, y puedo ver mucho del humor de mi obra como una forma de solucionar la 'turbación'".

Compartir