• 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Edouard Duval-Carrié logra entreverar el pasado colonial de su país con su inquietante presente donde los sueños de África, Europa, el Caribe y América Latina dialogan y se confunden. La cualidad transformadora de su arte, que se nutre de las creencias y los anhelos de su pueblo, en una sociedad donde los espíritus de los muertos perviven y pueblan la naturaleza, nos iluminan sobre la riqueza de su trasfondo nacional. La cultura popular haitiana se expresa de modo privilegiado a través de la imagen plástica, que colma los espacios públicos, las bardas y los vehículos de transporte, ya no se diga los sitios de culto.

DURACIÓN: Del 9 de octubre, 1992 a 31 de enero, 1993.
NÚMERO DE OBRAS: Alrededor de 40 piezas.
CURADURÍA Y MUSEOGRAFÍA: Miguel Cervantes.



Compartir