Hablar de la Abstracción, uno de los movimientos artísticos más importantes del siglo XX es hablar de sus múltiples formas de manifestarse, es por eso que la exposición Abstracciones. Nueva York, París, Cuenca, México, organizada por el Museo de Arte Moderno (MAM) con curaduría de Sylvia Navarrete, que se presenta en las Salas 1 a la 4 de MARCO desde el día 26 de febrero del año en curso, lleva su título en plural. Esta muestra de 52 obras -pintura, gráfica y escultura- de la Colección Peralta-Doménech se centra, como su nombre lo indica, en la producción artística abstracta desarrollada en esos lugares entre 1950 y 1970 por 45 artistas entre los que se encuentran nombres tan importantes como Mark Rothko, Robert Motherwell, Antoni Tàpies, Antonio Saura y Jean Dubuffet, entre otros, quienes participaron en diferentes movimientos: el action painting, el color field painting, la abstracción lírica, la abstracción geométrica, el tachismo, el informalismo matérico, el monocromo y el arte bruto, movimientos y artistas que, en general, no tienen límites estrictos.

El término Arte Abstracto (non objective art, non figurative, non representational, arte concreto) se refiere a pinturas y esculturas en las que se prescinde de la representación de la realidad, en las que se destaca la importancia de las cualidades formales de las piezas: color, forma, manchas, gestualidad y espontaneidad en forma de brochazos y, en el caso del action painting, destacando el proceso mismo. Surge, en el arte occidental, en los primeros años del siglo XX con las obras de Wassily Kandinsky quien, con influencia del fauvismo, destaca la importancia del color al que consideraba provocador de emociones y evocador de sonidos y crea en 1910 Untitled, considerada la primera acuarela abstracta, y Picture with a circle en 1911, y Kasimir Malevich, considerado pionero de la abstracción geométrica, con Cuadro negro, 1915, primera obra completamente abstracta de la cual se derivó el grupo suprematista. Sin embargo, es en los años 40 y 50 cuando el arte abstracto cobra gran importancia en coincidencia con los cambios geopolíticos y sociales derivados de la Segunda Guerra Mundial -tales como el desplazamiento de numerosos artistas europeos a Estados Unidos y la Guerra Civil Española-, y con el surgimiento en Estados Unidos, en la década de los 40, del Expresionismo abstracto, también llamado Escuela de Nueva York, en una época en que Norteamérica aspira al liderazgo mundial en las artes plásticas, movimiento que rápidamente se extendió a varios países como Alemania, Italia, Canadá y Holanda, pero que adquiere preponderancia en las ciudades que dan título a la muestra, adquiriendo diferentes manifestaciones.

La muestra, que permanecerá en MARCO hasta el 22 de mayo de 2016, no sigue un orden cronológico, sino una coincidencia de estilos entre las obras participantes, entre las que vamos a encontrar verdaderas obras maestras como es el caso de Elegy to the Spanish Republic No 77, 1961, de Robert Motherwell, óleo ejemplo de action painting, que inicia la muestra. Otras obras representativas de Nueva York son: Sin título, 1967, de Mark Rothko; Moon, 1955 de Mark Tobey; Sin título, 1948, de Bradley Walker Tomlin; Sin título, 1946, de Ad Reinhardt, y Untitled, 1967-1974, de Willem de Kooning, y Número 6, 1954, de Esteban Vicente, único artista español perteneciente a la Escuela de Nueva York, entre otras.

Ejemplo de las obras producidas en París está el tachismo en Peinture, 1961, de Pierre Soulages; el monocromo en Mesa azul, s/f, de Yves Klein, trabajada en acrílico con polvo en el color patentado por el artista;La granderacine, de Alfred Mannessier; el arte bruto en Tête constelèe, 1952, de Jean Dubuffet, por mencionar algunos.

En cuanto a Cuenca, dentro de la muestra de la Colección Peralta-Doménech se encuentran, con la excepción del escultor Pablo Serrano, todos los artistas que integraron el grupo El Paso, junto con el arquitecto Antonio Fernández Alva y los críticos de arte José Ayilon y Manolo Conde, siendo ellos: Rafael Canogar, Martín Chirino, Luis Feito, Juana Francés, Manolo Millares, Manuel Rivera, Antonio Saura, Antonio Suárez y Manuel Viola. Este colectivo fundado en 1957, con una duración de solo 3 años, fue determinante en la experimentación y reinserción de la tradición plástica española en la modernidad y en el ámbito internacional con obras agresivas y dramáticas, con predominio de colores ocres, rojos y sienas, orientadas a la denuncia de la situación político-social de la posguerra y la derrota de la República en la Guerra Civil Española. Entre las obras presentes en la muestra podemos mencionar, entre otras: Zona erógena, 1959, muestra de la gestualidad de Rafael Canogar; Cuadro 83, 1959, obra cargada de simbolismo en técnica mixta sobre arpillera, de Manolo Millares; dos cuadros por demás interesantes creados con mallas de Manuel Rivera: Eco, 1960, y Metamorfosis (Huella en el espejo #6), 1963; la escultura en espiral de Martín Chirino, y dos bellos óleos sobre tela de Manuel Viola: Sin título, 1959, y Sin título, 1960. En la exposición se encuentra la composición en técnica mixta sobre tela White on white space, 1962, de Antoni Tàpies, artista de gran reconocimiento internacional.

En el caso de México, hay obras de artistas pertenecientes a La Ruptura, movimiento contrario a la llamada Escuela Mexicana de Pintura, buscando caminos hacia la internacionalización, entre ellos se encuentran: Gunther Gerszo con Azul, amarillo, verde, 1971, obra ejemplo de la abstracción geométrica; Vicente Rojo, con Negación 29, 1973; Carlos Mérida, con 3 obras: Sin título, s/f, Coloquio en azul, 1978, y Las manos de Tepeu, 1979, en referencia al dios maya de la creación; Pedro Coronel, con Año uno luna 27, 1969; y Lilia Carrillo, artista que practicó la abstracción lírica, con Momento anterior, 1966.

Dentro de la muestra encontramos también obras representativas de la neofiguración, movimiento artístico desarrollado a partir de la abstracción en la segunda mitad del S.XX, un regreso a la figuración alejada del realismo, informal y expresionista. Estas obras son: Infanta, 1962, del destacado artista español Antonio Saura, la cual dialoga con las piezas de artistas mexicanos: Profetas, 1969 de Francisco Corzas; El circo de Auguste Bolte, 1981, de José Luis Cuevas; Velázquez, artista fotógrafo, 1968, de Alberto Gironella; y Sin título, s/f, y Sin Título, 1963, de Francisco Toledo.

La muestra Abstracciones. Nueva York, París, Cuenca, México, nos da un panorama muy completo sobre este importante movimiento de la posguerra en el mundo occidental, movimiento que sigue renovándose y por lo tanto, vigente hasta la actualidad. Asimismo podemos constatar la importancia que ha tenido en la historia del arte en nuestro país. Es una excelente oportunidad que no debemos dejar pasar.