• 1
  • 2
  • 3
  • 0

"Entiendo la obra de arte como un detonador de capas de lectura".
Sebastián Romo



Dentro de la exposición Registro 04, inaugurada en MARCO el 3 de septiembre de 2015, se encuentra la instalación La obra maestra desconocida, 2015, reinterpretación de la novela homónima de Honoré de Balzac realizada específicamente para esta muestra por Sebastián Romo, artista mexicano que actualmente cuenta con gran reconocimiento internacional y es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte.

Sebastián Romo (Cd. de México, 1973) realizó estudios de cine documental, fotografía y artes plásticas en la UNAM, sus trabajos se han expuesto en espacios públicos de las ciudades de Nueva York y Ámsterdam, así como en numerosas exposiciones en varias ciudades de México y del extranjero, como Berlín, Los Ángeles, Filadelfia y Boston. En 2009 creó el Atelier Romo, espacio multidisciplinario cuyo objetivo principal es familiarizarse con las herramientas del trabajo artístico y es autor de las monografías retrospectivas De las órdenes invisibles, 2009; El espacio en el espacio específico, Alemania, 2005; y Vademécum, editado para la Bienal del Mercosur en Brasil, 2011; asimismo, el Atelier Romo cuenta con dos monografías editadas en 2010 y 2011.

El 3 de septiembre tuvimos la oportunidad de platicar con el artista, cuyas obras incluyen siempre tanto alusiones a la historia del arte como a su historia personal. Presentamos un extracto de esa agradable charla.

M- Sabemos que al iniciar tu carrera te inclinabas por la naturaleza y el Land Art.

S- Sí, ha cambiado mucho la aproximación, pero mi trabajo en la naturaleza fue un gran maestro y me di cuenta de que uno no puede ir contra las cosas, las tiene que usar a su favor. Otra de las grandes lecciones que me dio el Land art es la relación entre fotografía y escultura, y la diferenciación de las piezas que están hechas para la foto y no como piezas. Hay una simbiosis entre lo fotográfico y la intervención en la naturaleza.

La naturaleza siempre ha estado presente en mi trabajo, siempre hay guiños, de hecho últimamente he estado pensando mucho en los animales. El reino animal, creo que es el que más me sorprende de todos. Si bien las ciencias, la física cuántica, la astronomía, la biología, son sumamente interesantes, el universo que me fascina muchísimo ahorita es el de los animales por las posibilidades que tiene.

En mis gabinetes hay varias alusiones a diferentes animales, en las exposiciones pasadas he estado trabajando con algunos animales disecados y empieza poco a poco el reino animal a aparecer en mis nuevos trabajos.

M- ¿Has declarado que tu arte va cambiando, crees que está reflejando la vida, tu vida?

S- Claro, creo que vamos creciendo con nuestro propio arte, desconfío mucho de los artistas que tienen una receta y que siempre hacen lo mismo o que se ciñen a un estilo, porque vamos cambiando, todo el universo está en constante transformación. Estoy muy agradecido de poder utilizar mi trabajo como este vehículo de exploración y que sea cambiante todo el tiempo porque me ha llevado por aventuras nuevas y a aprender un montón de cosas.

M- En esta instalación encontramos numerosas referencias a la historia del arte y al cine, por ejemplo en esta silueta femenina (La belle Noiseuse).

S- Es una impresión sobre un vidrio que obviamente está haciendo un guiño a la pieza de Marcel Duchamp de bajar las escaleras que me interesaba mucho dentro de esto, porque a final de cuentas toda la exposición está estructurada desde la idea de imagen y movimiento -hay espejos con imagen en movimiento. La mujer bajando las escaleras, que fue una de las primeras piezas que estudió el movimiento secuencial. El cruzar un umbral (para entrar a la instalación), el homenaje a los hermanos Lumière y las primeras películas que se hicieron, los trabajadores saliendo de la fábrica, en fin, hay todo un homenaje. Al final de cuentas esta pieza es también un fotograma, estoy hablando de cine.

M- ¿Cuál crees que sería la mejor manera de presentar tu obra al público?

S- La novela es un elemento importante, en particular escogí una novela corta para que la gente sí la lea, porque el hábito de lectura está completamente perdido. Es una novela que da para hablar mucho sobre arte, es completamente vigente por lo que se discute; yo la uso como un texto introductorio a las artes; otra estrategia sería jugar con cosas sencillas, por ejemplo, cosas que yo no dimensiono pero el espectador atento puede llegar a encontrar y son como enigmas a resolver, se puede jugar a pensar qué hay en la obra. Esta obra está basada en un problema matemático que encontré en un libro y partiendo de eso es posible interrogar a las piezas: ¿qué significará una vela, qué pasa si se apaga?, ¿qué significará que una pieza esté volando y tenga la posibilidad de romperse?, ¿este espacio para qué sirve? -yo digo que es para que pueda entrar la noche-, ¿qué pasa si este cráneo estuviera así o así? y entonces creo que la gente empieza a atar cabos y a entender que hay un montón de cosas, no ocurrencias ni caprichos: Juana de Arco que el espectador puede intervenir, están los gabinetes de curiosidades, ¿qué comparten todos los objetos que están ahí adentro?, la santa patrona (la Mona Lisa) siempre nos ha ayudado, y esa botella de vino ¿por qué estará ahí?, ¿qué significará dadá? Entonces empezar a platicar para que la gente se dé cuenta de que hay un juego.

M- ¿En este momento qué proyectos tienes y qué estás desarrollando?

S- Me invitaron a hacer una colaboración para la Bienal Femsa aquí en Monterrey; estoy trabajando en un proyecto de audio para el Centro de Cultura Digital en la Ciudad de México, y en el Atelier Romo que es mi plataforma educativa, estamos cambiándonos de sede a un lugar maravilloso, entonces, mucho trabajo. Me gustaría hacer un nuevo libro donde todos estos proyectos y otros de gran formato se puedan poner todos juntos, porque hay un nuevo bloque de trabajos en los que he estado trabajando también desde la parte pedagógica. Mis alumnos me enseñaron a tener otras maneras de hacer las cosas y a partir de ahí surgió un nuevo proyecto.

Agradecemos a Sebastián esta conversación y estamos seguros de que es un artista que tiene mucho que aportar dados sus amplios conocimientos de la historia del arte, de las técnicas, de sus inquietudes, y de su gran capacidad de trabajo. Al recorrer esta instalación siempre encontraremos nuevos elementos que nos enriquecerán.