• 1
  • 2
  • 3
  • 0

La fotografía ha jugado diferentes roles a lo largo de su historia: en sus inicios, principalmente en investigaciones científicas sobre el movimiento y en estudios antropológicos; posteriormente, conforme ha avanzado su tecnología hasta llegar a ser una herramienta al alcance de la población en general, ha ampliado su campo de acción, ya sea como documento de eventos cotidianos, científicos o artísticos efímeros, como registro de acontecimientos históricos, de cambios en el paisaje rural y urbano, y se ha utilizado muy ampliamente en el fotoperiodismo y la publicidad.

El Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey ha presentado en diversas exposiciones todas estas facetas y actualmente presenta desde el 22 de octubre, en la Sala 5 de la Planta Baja: Coming into Fashion. Un siglo de fotografía en Condé Nast, excelente muestra sobre la fotografía de moda desde sus inicios en los primeros años del siglo XX y hasta 2012.

Con curaduría de Nathalie Herschdorfer, quien ofreció una charla en la inauguración exclusiva para miembros, y museografía de MARCO, nos ofrece un recorrido por la historia de este género a través de una selección de 160 fotografías y 100 documentos y originales de revistas.

La historia de la editorial Condé Nast se empieza a escribir en 1909, cuando el empresario norteamericano Condé Montrose Nast (1873-1942) adquiere la revista Vogue, creada en 1892 como semanario de noticias de moda y sociedad, la cual modificó en algunos aspectos y llevó a un gran éxito sobre todo al introducir la fotografía de calidad, primero en blanco y negro, en una época en que las revistas se ilustraban con dibujos, y en 1932 publicó su primera portada a todo color. La empresa rápidamente se expandió tanto con la temprana exportación del concepto de Vogue a otros países, el primero de ellos Gran Bretaña, en 1916, y posteriormente a Francia, Italia, Alemania, etc., como con la publicación de otras revistas entre las que destacan Vanity Fair y Glamour, siendo ésta la última adquisición en vida del Condé Nast.

Un gran acierto de Condé Nast ha sido la contratación, desde sus inicios, de talentosos artistas que han llevado la fotografía de moda a una verdadera forma de arte lo que les ha otorgado un gran reconocimiento internacional, entre ellos que se encuentran: Edward Steichen, primer artista en dedicarse a la fotografía de moda, Cecil Beaton, Irving Penn, Patrick Demarchelier, Albert Watson, y Mario Testino. Asimismo ha convertido a las modelos en estrellas. Destaca también la actualización constante para presentar productos de gran calidad, así como la introducción de nuevas tecnologías digitales y videos promocionales y creando, en 2011, Condé Nast Entertainment dedicada a la producción de video, cine y televisión.

La exposición hace referencia sobre todo a Vogue, su publicación principal, considerada actualmente la revista de modas más influyente a nivel internacional, orientada a presentar un gran número de productos como vestidos, lencería y accesorios -sombreros, zapatos, joyas-, así como maquillajes y peinados que marcan las tendencias de la idea de belleza de la mujer occidental, incluye también temas de interés general y, desde 2012, artículos sobre nutrición y ejercicios, promoviendo la figura femenina saludable en contraposición de la delgadez extrema que se tomaba como ideal. Siendo una publicación dedicada a la mujer, hasta 2014 solamente habían aparecido en las portadas de Vogue (Estados Unidos) 5 hombres, entre ellos Richard Gere con Cindy Crawford en noviembre de 1992 y George Clooney con Gisele Bundchen en marzo de 2014.

Coming into Fashion. Un siglo de fotografía en Condé Nast, organizada por la Foundation for the Exhibition of Photography, Minneapolis/Nueva York/París/Lausana, en colaboración con MARCO, se presenta cronológicamente en 4 secciones: Los comienzos: 1911-1939; La edad de oro: 1940-1959; La nueva ola: 1960-1979; y Reconocimiento y renovación:1980-2011 que nos muestran la historia de la fotografía y el diseño de moda por medio de revistas comerciales orientadas a vendernos ilusiones, pero que reflejan también las trasformaciones sociales y políticas de los últimos cien años. La muestra presenta diferentes estilos artísticos en la obra de los fotógrafos, desde los primeros trabajos en Vogue, 1919 del Barón Adolf de Meyer, y de 1923 y 1924 de Edward Steichen; obras tan atemporales como la de Clifford Coffin, Vogue, 1949, las de George Hoyningen-Huené, Vogue, 1928 y 1929, y la de Terry Richardson, British Vogue, 1998; obras que muestran la importancia de la fotografía en exteriores, por ejemplo la de David Bailey, Vogue, 1962, y las de William Klein, French Vogue, 1957 y 1958; fotografías que podríamos catalogar como cuasi surrealistas, tales como las John Rawlings, Vogue, 1943, la de Hans Feurer, French Vogue, 1974, la de Herb Ritts, Lei, 1984, y las de Tim Walker, Vogue Italia, 1999; algunas obras nos remiten a las épocas de cambios sociales y políticos, como es el caso de la de Erwin Blumenfeld, Vogue, 1945 representando una Cruz Roja, símbolo muy sensible en los años de la Segunda Guerra Mundial, la de Deborah Turbeville que señala la sensualidad de la mujer, Vogue, 1975, y las de los primeros años del siglo XXI que revelan una tendencia de la juventud al desenfado, la libertad y el hedonismo, por ejemplo las de Inez Van Lamsweerde & Vinoodh Matadin, French Vogue, 2001, de Ben Watts, GQ, 2002 y de Sebastian Kim, Teen Vogue, 2011; otras fotos muestran emociones en oposición a los rostros inexpresivos tan frecuentes en las pasarelas y en las revistas de moda, entre ellas están la de Bruce Weber, British Vogue, 1982, la de Ellen Von Unwerth, Vogue, 1990 y las de Corinne Day, Vogue, 1993; muchas otras muestran simplemente la belleza en excelentes fotografías entre las que se encuentran las de Serge Balkin, Vogue, 1945, de Constantin Joffé, Vogue, 1945, de Frances McLaughlin-Gill, Vogue, 1946 y la de Richard Rutledge, Vogue, 1947.

En esta muestra, que permanecerá en MARCO hasta el 7 de febrero del 2016, cada visitante seguramente descubrirá otros aspectos de las obras. En torno a ella se han preparado diversas actividades en el Museo, y se cuenta con un catálogo muy completo impreso por la editorial Thames & Hudson, Londres y París, con interesantes ensayos y entrevistas.