• 1
  • 0

Nueve proyectos de igual número de artistas ocupan las Salas 6 a la 11 de la Planta Alta del Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, el cual tiene como uno de sus principales compromisos con la comunidad presentar la producción de artistas mexicanos inscritos en las tendencias vanguardistas del arte contemporáneo. La muestra Registro 04. espacio tiempo, es la tercera de la serie de exposiciones que se han presentado como continuidad de la magna muestra Siglo XX: Grandes maestros mexicanos (2002-2003). A diferencia de las anteriores, Registro 02 y Registro 03, que se referían a la producción de artistas de una región geográfica determinada, en el primer caso del Estado de Nuevo León, en el segundo de la frontera norte del país, Registro 04. espacio tiempo es una revisión de la coincidencia de 9 artistas de diferentes partes del país en uno de los temas recurrentes del arte sobre todo a partir del modernismo: la conexión de los conceptos espacio-tiempo.

La muestra, bajo la curaduría de Gonzalo Ortega, abrió sus puertas al público el 4 de septiembre del año en curso. Se presenta con una serie de nueve Salas de proyectos, cada una de ellas como un espacio asignado a cada uno de los creadores para desarrollar su trabajo en forma individual, de tal manera que al final del recorrido el espectador podrá hacer las conexiones alusivas al tema entre ellas.

Las obras, además de ser lúdicas, muestran el trabajo de investigación artística y científica llevada a cabo por los artistas para unir lo conceptual con una ejecución técnica impecable. Vamos a encontrar en estas obras, además de influencias artísticas como el minimalismo, la abstracción y diversas vanguardias del siglo XX, referencias literarias, científicas, cinematográficas, fotográficas y de diseño, desarrolladas en instalaciones, dibujos, pinturas y objetos. Igualmente variados son los materiales utilizados: papel, cartón, madera, aluminio, acero, aglomerado, vidrio, bloques de concreto, revistas, libros, hilos y espejos. Los artistas participantes, con amplia trayectoria y reconocimiento tanto en el país como en el extranjero, son: Julia Carrillo (Tepoztlán, Morelos, 1987), José León Cerrillo (San Luis Potosí, San Luis Potosí, 1976), Jorge Méndez Blake (Guadalajara, Jalisco, 1974), Edgar Orlaineta (Ciudad de México, 1972), Diego Pérez (Ciudad de México, 1975), Sebastián Romo (Ciudad de México, 1973), Raymundo Sesma (San Cristóbal de las Casas, 1954), Sofía Táboas (Ciudad de México, 1968), y Fabiola Torres-Alzaga (Ciudad de México, 1978), todos ellos estuvieron presentes en la charla de Gonzalo Ortega el 3 de septiembre, en la inauguración exclusiva para miembros del museo. Registro 04. espacio tiempo permanecerá en MARCO hasta el 17 de enero de 2016. En torno a ella se han programado diversas actividades como talleres y charlas, y se cuenta con un excelente catálogo con textos de Miguel Tercero, José Luis Falconi, Miguel González Virgen, Daniel Garza-Usabiaga, Willy Kautz, Alexander Provan y Gonzalo Ortega.

En esta exploración de la producción artística actual de estos nueve artistas, vamos a encontrar que, como muchos artistas contemporáneos, son multidisciplinarios e integran sus obras de tal manera que borran -o amplían- las fronteras entre diversas disciplinas y se apropian de ideas y conocimientos científicos y tecnológicos que anteriormente no se relacionaban directamente, al menos no con tal intensidad, con el arte. Tal es el caso de los caleidoscopios (de la serie Diáfanos, 2015; y Spatium Infinitum Lux, 2015) de la autoría de Julia Carrillo, artista con amplios estudios en matemáticas, que evidencian un minucioso proceso para lograr estas obras tan espectaculares y lúdicas con las que el visitante puede, no solo interactuar, sino ser parte de ellas. Lo mismo podemos decir de la intervención in situ, escultura sobre madera Campo expandido XLII, 2015 de Raymundo Sesma, artista de gran trayectoria y reconocimiento internacional, en la que va cambiando la perspectiva de las estructuras de pintura sobre madera distribuidos en la sala a medida que el espectador se desplaza entre las mismas y lo lleva a comprender con claridad los conceptos de espacio-tiempo; de la obra de José León Cerrillo, una instalación minimalista que obliga al espectador a completar mentalmente las piezas que nunca nos muestra por completo; y de Sofía Táboas, Inicio de paisaje, 2015, en la que, por medio de espejos y aluminio, hace una reinterpretación formal y plástica de gran tamaño de los diagramas usados para elaborar flores.

Varias de las obras están directamente relacionadas con la literatura: La obra maestra desconocida, 2015, de Sebastián Romo, instalación basada en la novela homónima de Honoré de Balzac (1799-1850), la cual presenta varios escenarios cuasi cinematográficos, con diversos objetos y creaciones que remiten de manera simbólica tanto a la obra de Balzac como a la historia del arte; El espacio en medio, 2011, de Fabiola Torres-Alzaga se refiere a La invención de Morel, obra de ciencia ficción de Adolfo Bioy Casares (1914-1999), que, al igual que su otra obra presente en la muestra El problema de lo real (Vitrina #2), 2010, por medio de espejos nos lleva a cuestionarnos si realmente existe lo que vemos; y la serie de obras que Jorge Méndez Blake desarrolla, con diversas técnicas y materiales, una especie de guion de literatura fantástica a partir de diversos elementos arqueológicos que se han encontrado en las inmediaciones del volcán Ceboruco, en Nayarit y de la novela Bajo el volcán, obra maestra de Malcom Lowry, ambientada en nuestro país y plena de simbolismos. Entre las obras de esta serie se encuentran: Volcán Ceboruco. Estructura II, 2012 (bloques de concreto y lápiz de color); Volcán Ceboruco. Reconstrucción de pabellón, 2012; y The volcanoes!, 2015 (lápiz de color sobre papel).

Las obras de Edgar Orlaineta muestran una maestría técnica y estética en su referencia y homenaje a Alvin Lustig, importante diseñador norteamericano, reinterpretando lo visual de manera tridimensional con diversos materiales, así en la instalación El cuarto de composición después de Alvin Lustig/The composing room after Alvin Lustig, 2015 vamos a encontrar obras que hacen referencia a los diseños de portadas de libros, como Robinson y Woolf, 2015; Monday Night, 2015; y One arm, 2015, y a tapices como Incantation Madera (Abeja), 2015. Diego Pérez en su instalación Nuevos soclos negros de Monterrey, nuevas improvisaciones para madera, concreto y piedra para mirar el presente (I-IX), 2015, hace una especie de homenaje a los materiales y a los obreros de la construcción que los utilizan.

Después de disfrutar esta muestra, será muy interesante seguir la trayectoria de estos destacados artistas mexicanos.